Archivos de Categoría: Diabetes Mellitus

Adolescentes y su Nutrición.

La Dieta Mediterránea consiste en un estilo de vida donde incorporas una alimentación sana e ideal según investigaciones científicas sobre Nutrición.

El Dr. Blanco no solo recibe a pacientes jóvenes con Obesidad o Sobrepeso, también recibimos a jóvenes y adolescentes que tienen la intención de cambiar sus hábitos alimentarios o de iniciar una dieta. El Dr. Blanco habitualmente suele recomendar incorporar la Dieta Mediterránea.
La Dieta Mediterránea consiste en un estilo de vida que incluye el consumo frecuente de frutas, pescados, verduras, panes, legumbres, nueces y semillas, así como aceite de oliva como principal grasa, tiene efectos positivos en el rendimiento académico de los adolescentes, mejora la calidad del sueño y aumenta los niveles de factores neurotróficos derivados del cerebro, que estimulan el funcionamiento cognitivo.
Fuente: Estudio científico de la Universidad Jaime I de Castellón.

Las claves del Dr. Blanco que te permitirán adelgazar con éxito.

Recomendaciones del Dr. Blanco.

Para perder peso de una forma saludable y mantenida en el tiempo es necesario establecer, junto al plan de alimentación hipocalórica y la actividad física, un programa que incorpore nuevos hábitos que promuevan restringir voluntariamente la ingesta de comida.

1. Cambia tu actitud ante la dieta. No pienses en lo que no podrás comer, piensa en las cosas buenas que nos va a aportar en nuestra vida ese cambio de alimentación, esto te motivará.

2. Ponte pequeños objetivos alcanzables y realistas. Es mucho más gratificante marcarse un pequeño objetivo y comprobar que lo hemos conseguido.

3. EL Dr. Blanco te dará un registro de alimentos donde anotes lo que comes y tus logros y dificultades. Te ayudará a conocer tus puntos fuertes y débiles y te comprometerás más con tu tratamiento. Escribe a diario.

4. Haz 5 comidas. Márcate unos horarios estables de comidas e intenta cumplirlos, sentirás que llevas una vida más ordenada y tendrás menos ansiedad.

5. Come despacio. Intenta comer de una forma consciente, enterándote de lo que estás haciendo, estarás aprendiendo a concederte un tiempo a ti mismo que te ayudará a reducir el estrés.

6. Cambia de recetas. No comas siempre lo mismo, en el supermercado encontrarás alimentos para llevar a cabo los menús que te ha sugerido el Dr. Blanco, disfruta cocinando.

7. No te obsesiones con el peso. Pésate una vez a la semana, siempre el mismo día y a la misma hora. No te peses todos los días y tampoco te olvides de tu peso.

8. Haz ejercicio. Busca un deporte que te guste, que sea fácil de incluir en tu vida cotidiana y si es en compañía, mejor. Empieza con poco y ve aumentando a medida que te vayas haciendo con la rutina.

9. Diviértete. El deporte o los hobbies te ayudarán a segregar endorfinas que son las «hormonas del bienestar». Si tu vida está llena de cosas agradables, no necesitarás estar llenando tu estómago a todas horas.

10. Tolera la frustración. No te rindas ante el menor fracaso en la dieta. No necesitas hacerlo perfecto, necesitas mantenerlo en el tiempo. Permítete algún fallo y aprende a resolverlo retomando tu dieta cuanto antes.
 

Recuerda que en Nutriclinic tienes un aliado para ayudarte a conseguir tus metas. Te deseamos una feliz primavera.

Consejos dietéticos a seguir en el período de fiestas navideñas y fin de año.

Consejos dietéticos a seguir en el período de fiestas navideñas y fin de año.

La Navidad es para muchos la época más bonita y familiar del calendario. Es una característica que los alimentos que compartimos en estos días sean desde el punto de vista nutricional muy calóricos. También se incrementa el consumo de alcohol que es después de las grasas quien más caloría aporta en la dieta. El resultado final de este corto período es un exceso de calorías y nutrientes que trae como consecuencia un incremento del peso que puede llegar a ser superior a los 4 ó 5 kilogramos. Desde Nutriclinic te damos algunos consejos dietéticos para afrontar desde un punto de vista metabólico y nutricional este período del año:

  • Leer nuevamente la dieta que su médico le entregó en consulta para que pueda repasar las pautas alimentarias que se le indicaron al principio del tratamiento.
  • Respetar los horarios de comida que había logrado fijar antes del inicio de las fiestas, respetando como mínimo las cinco comidas al día (desayuno, merienda, comida, merienda y cena).
  • Beber abundantes líquidos pero restringiendo al máximo las bebidas azucaradas, con gas y las bebidas alcohólicas. Priorizar la ingesta de infusiones con acciones saludables en el organismo como los Té (verde, rojo, negro), Menta Poleo, Manzanilla, Canela, Anís, Cola de Caballo entre otras).
  • Pasadas las fiestas, intentar deshacerse lo antes posible de los alimentos que hayan quedado de tantos días de fiestas, en especial los alimentos con alto contenido de azúcar, grasas y sal como los dulces, turrones y embutidos navideños.
  • Realizar un día a la semana durante todo el mes de enero una dieta depurativa y de detoxificación hepática:

Desayuno: Infusión que le guste (Té, Menta Poleo, Canela, Anís, Alcachofa, entre otras)

Merienda: Una ración de frutas a elegir (2 kiwis, 2 mandarina, 1 naranja, 1 pomelo, 1 manzana, 6 fresones)

Comida: Caldo de verduras (puerro, acelga, apio, alcachofas, zanahoria, tomate, rábanos)

Merienda: infusión igual que el desayuno.

Cena: Verduras al vapor o hervidas con una cucharada de aceite de olive virgen extra (acelga, apio, espinaca, berenjena, col, coliflor, calabacines, rábanos, alcachofas).

  • Intentar caminar todo lo posible, como mínimo de 20 a 25 minutos diarios y si lo hacen en familia seguro que todos lo disfrutarán.
  • Tomar correctamente los suplementos indicado por su médico le ayudará conseguir su objetivo deseado.
  • Lo más importante es saber que la pérdida de peso la logrará poco a poco y semana a semana. No se desespere ni intente dieta milagrosas y sin fundamento científico que le pueden provocar al final un efecto rebote y una mayor decepción.

La obesidad eleva el riesgo de alteraciones psicológicas.

A propósito de la tendencia epidémica de la obesidad, la Sociedad Española de la Obesidad (Seedo-SEO) y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) han presentado la campaña "La obesidad también está en la cabeza", con la colaboración del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña (COPC). La iniciativa quiere llamar la atención sobre los aspectos psicológicos ligados a la obesidad.

Según la OMS, entre 1980 y 2014, la prevalencia mundial de obesidad casi se ha duplicado. En España, según datos del estudio ENPE publicado en 2016, el 39,3 por ciento de la población tiene sobrepeso y el 21,6 por ciento obesidad (22,8 po ciento en hombres y 20,5 en mujeres), unas cifras que tienden a aumentar con la edad. De hecho, según la Seedo, una persona obesa puede sufrir hasta 12 patologías derivadas del exceso de peso.

Relación entre obesidad y trastornos psicológicos:

Por el hecho de tener más peso, las personas obesas son fuertemente estigmatizadas, tanto durante la niñez como en la edad adulta, lo que conlleva una disminución de su autoestima, un incremento de la ansiedad y un empeoramiento de la relación con la comida, de los hábitos de estilo de vida y de sus relaciones personales, en definitiva, de su calidad de vida.

Es importante que el profesional de la psicología cree el entorno adecuado para que el paciente exponga y exprese sus conflictos internos, afectivos y cognitivos. Habitualmente, las personas obesas, con baja autoestima tienen una imagen insatisfecha sobre su propio cuerpo y una percepción negativa del estado de salud.

Los esfuerzos en la intervención psicológica se deben centrar en valorar y reeducar ciertas creencias de los pacientes, además de conocer las variables afectivas (gestión emocional), psicosociales y ambientales (costumbres alimentarias, hábitos, etc.). Esta variedad de procesos psicológicos implicados en la obesidad plantea la necesidad de abordar la situación de cada paciente de forma individualizada, evaluando su personalidad y su entorno.

Obesidad y gratificación a través de la comida

Es bien común encontrar en personas obesas como utilizan la comida como fuente de gratificación y como vehículo para gestionar sus emociones, por ejemplo como recompensa después de una jornada dura de trabajo o como manera para aliviar las penas o enfados. El profesional de la psicología debe enfocarse en reforzar la autoestima, ofreciendo al paciente recursos y herramientas para el control de las emociones y de los impulsos, así como técnicas de gestión de ansiedad para poder conseguir un mayor control de su ingesta.

Los pacientes con obesidad tienden a infravalorar su ingesta calórica en comparación con las personas sin problemas de peso. Minimizan la cantidad de comida que comen, no siendo del todo conscientes de que su ingesta es excesiva. Esta es una característica común con las personas que sufren otro tipo de adicciones. Para controlar esto, el profesional de la psicología debe acompañar al paciente y realizar registros en vivo para mostrar qué cantidades deben ser las aceptables para cada comida.

Asismismo, suele existir una falta de rutina en la vida diaria de una persona con obesidad:

  • No tienen un horario establecido para las comidas: 50,4 por ciento de las personas obesas picotean sin comer en horarios fijos.
  • Un tercio de la población suele dormir a diario menos de 7 horas y otro 12,4 por ciento no tiene una rutina establecida.
  • Más de la mitad de la población pasa sentada al menos tres horas al día fuera de sus horas de trabajo o estudio.

Terapia individualizada en el paciente con obesidad

En resumen, la terapia debe enfocarse no solo a la pérdida de peso, sino al proceso de maduración psicológica que permita tomar conciencia del problema, mejorando la calidad de vida y asentando hábitos saludables, como la actividad física, una alimentación más ordenada y saludable y lograr una mejor autoestima y percepción del propio cuerpo. También es clave concienciar al paciente de que la obesidad es una enfermedad, y remarcarle que debe esforzarse para evitar recaídas a largo plazo.

Un grupo de pacientes que tienen serias dificultades para seguir un tratamiento psicológico vinculado al exceso de peso son aquellos que tienen algún trastorno de personalidad. Aproximadamente un 30 por ciento de las personas obesas que acuden a terapia expresan tener rasgos bulímicos. Además, un 50 por ciento de los pacientes con rasgos bulímicos, también presentan depresión, a diferencia de solamente un 5 por ciento de los pacientes sin este tipo de impulsos.

Tratar los trastornos de tipo afectivo como la ansiedad o la depresión en personas obesas resulta clave para un buen pronóstico. Es la base necesaria para que el paciente se comprometa a realizar el tratamiento y a cambiar sus hábitos de vida y así mejorar su salud.

Prevención: hábitos de vida saludables para tratara la obesidad

Así, la Seen, la Seedo y el COPC, consideran muy importante tener en cuenta que, afortunadamente, se puede actuar sobre la obesidad mediante la realización de una dieta saludable y de ejercicio físico, fármacos y cirugía bariátrica. No obstante, si aparecen problemas psicológicos, se debe considerar la ayuda de un experto para poderlos afrontar.

Los consejos de las tres entidades se resumen en un decálogo:

  1. Come de forma consciente y con todos los sentidos, sin distracciones innecesarias.
  2. Disfrutar de la vida no siempre implica comer.
  3. Busca actividades con los amigos y familiares alternativas a la comida.
  4. La comida no debe ser un consuelo ni un castigo.
  5. Muévete, haz ejercicio, te sentirás mejor.
  6. Pon orden en tus horarios.
  7. Duerme suficientes horas.
  8. Socialízate, no te quedes solo/a en casa.
  9. Cree en ti mismo, ¡Tú puedes!
  10. Busca ayuda profesional (psicólogo/a, nutricionista, endocrinólogo/a) si lo crees oportuno.

Fuente: SEME. 12 de noviembre de 2018